La cal se incrusta en las tuberías y los electrodomésticos, haciendo que funcionen incorrectamente y acortando su vida útil. Además, la cal en las tuberías afecta a la calidad del agua que viaja por ellas: con la que cocinamos, lavamos y de la que bebemos.

Llamanos